Balón Intragástrico

   

El balón intragástrico es un dispositivo ideado para facilitar la pérdida de peso en pacientes con obesidad. El balón, al ocupar parcialmente el estómago y dificultar su vaciado, produce una disminución de la sensación de hambre y la aparición de saciedad precoz al comer. Con estos dos efectos es más fácil seguir una dieta adecuada y poder cambiar los hábitos dietéticos y de ejercicio necesarios para, no sólo conseguir una pérdida de peso, sino también mantenerla los meses siguientes.

 

La colocación del balón está indicada en pacientes obesos de 18 a 60 años, con un índice de masa corporal entre 30 y 40 kg (obesidad premórbida). Excepcionalmente colocamos el balón en casos de obesidad mórbida para disminuir el riesgo quirúrgico o en presencia de contraindicaciones para la cirugía, y en casos de sobrepeso leve hasta la corrección de este. 

 

El balón se coloca de forma ambulatoria, con sedación ligera controlada por el médico anestesista y bajo control endoscópico, introduciendo el balón y el endoscopio por la cavidad oral sin necesidad de practicar ningún tipo de cirugía. La realización de la técnica no dura más de 20 minutos y a los 30 - 40 minutos el paciente puede marcharse a su domicilio.